Tutorial para aprender a usar diferentes estilos de bufandas

Este enlace les permitirá adquirir práctica en el uso de diferentes tipos de bufandas.  Fue realizado con una cámara de fotos/videos sencilla montada en un trípode, enfocando hacia las puertas de un armario para ropa.  Se editó utilizando el programa Movie Live Maker y se utilizó como música de fondo el tema de Train: “Hey Soul Sister”.  Tiene una duración de 6 minutos y verán 8 formas diferentes de usar una bufanda.  Espero que les guste,  Leyla

http://www.youtube.com/watch?v=BSmmiIGUTg4

Publicado en El uso de la tecnología en educación | Deja un comentario

TECNOLOGÍA EN EL AULA: RETOS Y OPORTUNIDADES por: Leyla Cabrera

Leyla Cabrera

¿Cómo educar a nuestros niños y jóvenes para que sean capaces de adaptarse a un futuro que aún no sabemos cómo va a ser?  ¿Cómo podemos contribuir como docentes a su realización personal y logros en su vida adulta?  ¿Es la educación que les damos suficiente para que ellos descubran sus talentos y cultiven sus aptitudes en función de sus aspiraciones?

La mayoría de los sistemas educativos actuales están basados en programas obsoletos y visiones de la segunda mitad del siglo XX acerca de la forma en que iba a desarrollarse el futuro de los niños de entonces. En unas circunstancias sociales y económicas nada parecidas a las actuales.  Con problemas globales que en ese entonces no se consideraban y especialmente con tecnologías absolutamente atrasadas en comparación con nuestra “era de la comunicación en masa”.

Entonces tenemos un grave problema, y es tratar de educar a nuestros niños y jóvenes para un futuro diferente al que se supone que van a tener que construir desde los planes de educación actuales.  De esta manera indirectamente estamos excluyendo a nuestros niños y jóvenes de un sistema al que ellos no le ven sentido alguno. Es una especie de exclusión virtual, ya que están adentro del sistema, pero fuera de la realidad.

 

Conocer la razón de las cosas, ya no es el objetivo principal de la humanidad. Aunque muchos enigmas siguen sin resolución, lo básico ya está dicho, más o menos seguros de ello, podemos decir que sabemos más hoy en día que hace 100 años.  No en la dimensión en que sabían más los egipcios del siglo XV que los del siglo V antes de Cristo (conocimientos y experiencias acumuladas en veinte siglos), sino muchísimo más. Espeluznantemente más. Varios órdenes de magnitud más.

El conocimiento humano ha avanzado distancias vertiginosas en el siglo XX.  Para los jóvenes actuales todo resulta obvio, han perdido la capacidad de asombro que tenían hace tan sólo 50 años cuando cualquier pequeño hallazgo o descubrimiento parecía monumental frente al gran vacío de conocimiento reinante en la mayor parte de la población mundial.  Me atrevería a asegurar que todavía un año después que el hombre había pisado la luna, al menos un tercio de la población del mundo no se había enterado, sin contar los muchos miles que ignoraban que el hombre podía siquiera acercarse a ese objeto celestial blanco y redondo.

 

Si bien los descubrimientos científicos se sucedían exitosamente en el pasado, el acceso que se tenía a ellos era muy limitado.  Grupos exclusivos manejaban la información, cada uno en su especialidad. Hoy en día, el conocimiento de cada avance humano, por más pequeño que sea, llega a los rincones más inusitados del planeta de manera fidedigna y clara, traducido en varios idiomas, a colores, en HD o 3D, comentado y convertido en video, película o chiste, a través de un cable, de una señal de satélite o de una pantalla líquida en un teléfono móvil.  Y así como el conocimiento, el cual refiero como pilar de esta idea, por tratarse de un tema educativo, de la misma manera cualquier evento o accidente de todo tipo, en cualquier parte, se extiende inmediatamente (por no decir simultáneamente en muchos casos) a todo el planeta.

De manera que la inmediatez y universalidad con la que nos estamos acostumbrando a compartir el conocimiento y la información en los últimos años, definitivamente está divorciada de la forma de educar tradicional que hemos venido desarrollando desde el siglo XX.  El reto que tenemos por delante como educadores es involucrarnos y empaparnos con la tecnología para desarrollar la capacidad de plantarnos ante nuestros estudiantes con respuestas adecuadas a sus necesidades de aprendizaje actuales.  Hoy en día, nadie está dispuesto a invertir horas o días investigando algo que ya se sabe.  Hoy se quiere conocer un resumen rápido del hecho, una ilustración explicativa o un diagrama de flujo que fácilmente permita visualizar todo en apenas minutos, si es animada, tanto mejor.  Un fenómeno evidentemente ligado al desarrollo de la civilización, es decir, mientras se vive en mejores ciudades y más grandes, más urgencia existe de la brevedad y eficiencia en la transmisión del conocimiento y la información.

La tecnología actual para la comunicación y la adquisición de conocimientos nos ofrece herramientas para desarrollar capacidades en el aula y fuera de ella con las que es posible llegar a todas las variedades de alumnos que hoy en día comparten nuestros espacios de aprendizaje, y que cada vez más están siendo integrados a los grupos para que tengan la oportunidad de descubrir, explotar y usar sus diversas capacidades, cuando hace apenas diez o veinte años, la mayoría de ellos eran totalmente excluídos del sistema.

La tecnología actual, además de todo sinónimo de adelanto y modernidad que pueda traer consigo, ha introducido el concepto de versatilidad, como algo básico para hacer el aprendizaje más significativo y satisfactorio para el que aprende, y al mismo tiempo para el que imparte la educación.

Cada día que pasa sin integrar la tecnología a los sistemas educativos, es un año de atraso con respecto al futuro.  Considero que hay una necesidad urgente de crear conciencia de lo que puede significar transitar por el pesado y poco atractivo camino de las cosas aburridas y carentes de interés que nuestros niños consideran como parte esencial de la escuela, mientras están sometidos a la variedad más grande e intensa de estímulos que jamás haya podido pensarse veinte años atrás: redes sociales, computadoras, teléfonos inteligentes, publicidad multisensorial, millones de páginas web, miles de canales de televisión, estaciones de trabajo, etc.  El sistema educativo tradicional compite con la información que llama la atención de los muchachos en forma definitiva mientras tienen que estar sentados en un pupitre, por varias horas, escuchando una voz que repite lo mismo que está en la web y escribiendo o resolviendo problemas que no les interesan porque ya saben que es posible hacerlos, no es nada nuevo y otros muchos los han resueltos muchas veces de la misma forma.

Es un reto muy grande, visto desde esta perspectiva, lograr que la educación formal encabece la lista de intereses de nuestros jóvenes.  Evidentemente, sus intereses son otros.  La globalización y la vida actual les exige que manejen otro tipo de herramientas, que cambien el lápiz por el ratón y el cuaderno de apuntes por el Ipad.  Nuestros niños y jóvenes no están preparados para leer en un periódico el resultado de un partido no transmitido por radio o televisión, al día siguiente que este se jugó. Necesitan seguir el juego por los canales normales para ellos, Twitter, páginas web, señales digitales, Blackberry o cualquier medio que les permita la inmediatez del gol. El disfrute de la acción en el momento preciso.

 

Mucho menos podrán asumir con entusiasmo una tarea a la que verán el fruto después de varias horas de trabajo,  un fruto poco interesante y llamativo.  Imposible asumir y concentrarse en un examen cuyo resultado será dado por el profesor varios días después de presentado, cuando ya ni siquiera recuerdan lo que escribieron en él. Y no es su culpa, es la dinámica del mundo actual, inmediato y breve.  No hay tiempo que perder para poder tener suficiente espacio y explorar los miles de atractivos que  presenta el mundo actual al alcance de todos.

Es necesario que el maestro o el profesor se conviertan en un facilitador o un asesor en el uso de la información a la que acceden y que procesan, el verdadero rol del educador de hoy está siendo desplazado desde aquel que daba el conocimiento y la información, hacia uno que la administra y la conduce por las vías adecuadas, ya existentes y a la cual tienen acceso. No solo el educador, la familia debe estar absolutamente conciente de ello y no lo está hoy día.  Ante la incapacidad de correr a la misma velocidad de la tecnología, la obvian y permiten permear algunos aspectos no tan positivos y capaces de causar daños de diferente magnitud en los menores.  Para evitar esto, es necesario entrenar a un nuevo educador y a una nueva familia, porque la familia es parte de la maquinaria educativa de la sociedad.

En definitiva, la tecnología ha cambiado la vida del hombre en los últimos veinte años, fundamentalmente ha cambiado la forma de percibir el mundo y muy notablemente las velocidades de procesamiento del aprendizaje.  Ha reducido a milímetros las distancias intercontinentales, ha permitido entender muchos idiomas sin estudiarlos, a escribir sin tener manos y a cantar sin haber oído.  Ante esto, los educadores muchas veces se sienten abrumados.  Pero lo que hace falta es un cambio de perspectiva.  Es necesario sacar provecho de esto para lograr acercarnos a la esencia del ser humano y contribuir a su crecimiento interior para que toda esta avalancha tecnológica no desplace el verdadero sentido de la vida. Lo que difícilmente se ha podido lograr en algunos casos.

Los avances tecnológicos en el campo de la informática y la comunicación en general deben utilizarse entonces para descubrir cuanto antes los talentos personales y desarrollar al hombre desde más temprano hacia el bien común. Es necesario visualizar las bondades de estos cambios más que las barreras que imponen al que no asume esta nueva etapa como un paso evolutivo gigante y positivo.

Evidentemente, los costos que un cambio como este implica, son grandes, y los países desarrollados están en amplia ventaja frente a este panorama.  Las organizaciones internacionales tienen el deber de trabajar en este dilema intensamente, a fin de proporcionar programas y planes de desarrollo tecnológico a nivel global, lograr facilidades y plataformas tecnológicas de acceso libre a todos los lugares del planeta a fin de integrarnos como humanidad en pleno a un cambio de este tipo.  Sin descuidar al educador moderno que debe formarse inmerso en todo este mundo lleno de tecnología.

Es por eso que el énfasis principal debe hacerse en los programas de educación a todo nivel.  En cada región deben ser creados grupos impulsadores de la inclusión tecnológica como herramienta, medio y base de los sistemas educativos.  Pero es necesario hacerlo ya, no seguir pensando si es conveniente o no usar la tecnología. Asumir que la tecnología forma parte de nuestro presente y futuro y explotar todos los aspectos positivos de su aparición en el planeta. Simultáneamente creando los mecanismos para impedir que los aspectos negativos tengan mayor peso que los positivos.

Vivimos en medio de computadoras que no nos deben desplazar, anular o intimidar sino repotenciar todas nuestras capacidades y posibilidades de realización en el futuro.  Esta era tecnológica que nos domina definitivamente tiene que ayudar a mejorar las deficiencias de los sistemas educativos creados para una sociedad que no había siquiera sospechado lo que tenemos hoy en día y que hoy tampoco se imagina hasta donde llegaremos en los próximos años.  El significado de estos cambios tal vez no los hayamos internalizado aún, pero ¿acaso estamos haciendo algo por lograrlo?

Publicado en El uso de la tecnología en educación | Deja un comentario

El rol de las nuevas tecnologías en la educación

Las redes de comunicación nos permiten estar en todas partes al mismo tiempoSin lugar a dudas, vivimos sumergidos en el mundo de la informática en casi todos los ámbitos de nuestra vida diaria.  La comunicación es la base de nuestra convivencia como seres sociales y está dominada hoy en día por los cortos e inmediatos caminos de la web, incluyendo las redes sociales y los grandes servidores de correo electrónico, buscadores y servicios o software de comunicación bidireccional o multidireccional que permiten acceder a personas o información rompiendo las barreras de la distancia y el tiempo, de una manera directa y sumamente económica.  Todo ello en perfecta consonancia con el mundo globalizado que tenemos frente a nuestros ojos.

Los educadores no podemos estar ajenos a esta realidad, cada día se nos hace más evidente que no podemos entrar a un salón de clases e intentar llegar a un grupo de jóvenes estudiantes que desde que llegaron al mundo han convivido con en este proceso tecnológico de adquisición de información en forma inmediata y precisa, que son capaces de producir y almacenar datos sin límites de espacio, que pueden desechar toneladas de archivos con tan sólo apretar una tecla y que son capaces de presentar todo tipo de información, imágenes y sonidos con la más alta calidad y además con la capacidad de transformarlas y editarlas de manera inmediata y prácticamente en cualquier idioma.

Ante esto, nuestros métodos tradicionales lucen poco atractivos e interesantes, convirtiéndose en reliquias no precisamente de museo, sino de buhardilla.  De esta forma, los educadores nos vemos obligados a tomar el tren electromagnético de las tecnologías informáticas de comunicación, que nos ofrecen múltiples oportunidades para la comunicación audiovisual efectiva.Las tecnologías informáticas están ligadas al proceso de globalización

En su artículo sobre Educación y Tecnología (2009), la profesora Ana García-Valcárcel Muñoz-Repiso, de la Universidad de Salamanca, hace referencia a las características distintivas de las nuevas tecnologías: inmaterialidad, interactividad, instantaneidad, innovación, elevados parámetros de calidad de imagen y sonido, digitalización, influencia más sobre los procesos que sobre los productos, automatización, interconexión y diversidad; y lo utiliza para introducir el concepto de “Sociedad del conocimiento y el aprendizaje”, derivada evidentemente de la proliferación de todas estas herramientas que permiten guardar, generar, transmitir y tener acceso a la información propia y ajena para generar conocimiento y tener la posibilidad de seguir aprendiendo por tiempo ilimitado.

El concepto de aprendizaje permanente antes esbozado es lo que nos lleva a enlazar las posibilidades infinitas de la tecnología informática con los procesos educativos, creando una conexión que desde todo punto de vista pareciera ser indisoluble desde el mismo momento que se comprende.

Aunque todo lo anteriormente expuesto no parece presentar ningún riesgo en cuanto a la mejor calidad de vida que nos brinda, es necesario hacer un paréntesis y reflexionar acerca de la verdadera intención que debería perseguir su incorporación a los procesos educativos.  El uso de todas estas tecnologías no pueden llevar a la exclusión y a la pérdida de motivación por parte de aquellos que no tienen acceso a ellas por tratarse de comunidades menos favorecidas.  En este punto, el diseño y aplicación de políticas educativas adecuadas por parte de los gobiernos regionales y locales es clave para asegurar que todos tengan acceso a ellas y logren integrarse al proceso que les permitirá vencer barreras y resolver problemas de manera mucho más eficiente.  Este es uno de los principales riesgos que se corren al no expandir a todos los niveles esta necesidad de actualización tecnológica.

Adicionalmente, el hecho de la “inmediatez” que permite  obtener la tecnología informática actual pudiera incidir en forma negativa en  la percepción del “logro a largo plazo” y otros valores humanos relacionados con el trabajo y la realización, lo cual nos lleva a pensar que en una sociedad tan globalizada e “inmediatizada” es necesario hacer un énfasis particular en estos valores tan importantes para lograr un hombre íntegro y moral como producto de nuestros quehaceres educativos.El acceso a la tecnología debe ser general

Si bien la tecnología nos permitirá compartir con más interlocutores y hacerlo con mejor calidad, llegar más eficientemente a quien necesita un poco más de atención o tiene necesidades especiales, y actualizarnos en forma contínua y  global, nunca nos debe alejar de nuestra dimensión humana.  No debemos perder de vista que las tecnologías son herramientas a nuestro servicio, que nos facilitan el aprendizaje significativo, la gestión del conocimiento, la adaptación a los nuevos tiempos y la flexibilidad ante las circunstancias cambiantes del mundo actual.  Nosotros no podemos cambiar de rol de educadores y ponernos al servicio de ellas, son y serán nuestras herramientas para permitirnos mejorar nuestros métodos y ayudar a formar hombres y mujeres íntegros y capaces de mejorar el mundo.

Publicado en El uso de la tecnología en educación | Deja un comentario

Tecnologia en Educación

Hoy en día, las nuevas tecnologías para la comunicación y la información ofrecen a los diferentes grupos de la sociedad la ventaja de la rapidez en el procesamiento de información , la posibilidad de manejar enormes volúmenes de la misma, fácil acceso, posibilidades casi ilimitadas de edición, intercambio local, regional e internacional y transformación de información de todo tipo.

Un educador “moderno” debe estar empapado de todas estas tecnologías, para estar acorde con la vida diaria de los estudiantes y correr paralelamente a los procesos que ellos manejan a fin de hacerles llegar de forma eficiente e inmediata la información que se requiere para lograr los objetivos del proceso educativo.

Las redes sociales han permitido el intercambio de información en forma inmediata y estar en contra de ellas es un obstáculo para el aprendizaje.  El educador debe conocer estas redes y la tecnología involucrada en ellas para sacar el mayor provecho y hacer uso de las ventajas de estas redes en cuanto a la información que pueden distribuir y compartir.

La educación a distancia es un gran logro del desarrollo tecnológico en educación, cuyo principal beneficio es lograr que personas impedidas por diferentes razones de asistir a un aula de educación formal, tengan acceso a la misma sin necesidad de moverse de su casa o cualquier otro lugar donde esten recluídos (hospitales, cárceles, etc.).  Diría que esto es un aspecto importantísimo que debe agradecerse al avance informático.

De esta manera, es necesario incluir el uso de la tecnología informática, dar herramientas al docente e involucrarlo en este mundo para que no se quede atrás y pierda vigencia.  Ello se lograría adaptando los programas universitarios de las carreras de educación, lo cual implica un giro importante en los diseños curriculares actualmente existentes al menos aquí en Venezuela.

Leyla Cabrera

Publicado en El uso de la tecnología en educación | 1 Comentario

Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can alway preview any post or edit you before you share it to the world.
Publicado en El uso de la tecnología en educación | 1 Comentario